Queso fresco

Queso fresco

Delicioso queso hecho en casa con productos naturales y sencillos.

Seguramente este sea el queso casero más fácil de hacer. El único requisito es que tienes que utilizar leche fresca entera. Vamos, la que venden en el súper al lado de los yogures. Ojo que no vele la entera de tetrabrik que está en las estanterías. Debe ser la que está refrigerada.

El resultado es un queso fresco, tipo requesón o mató. Opcionalmente puedes prensarlo, para extraerle más cantidad de suero, y meterlo en una salmuera para salarlo y así conseguir que dure más días. Si no se sala, debes consumirlo en tres días como mucho.

Para extraer el suero, he usado un colador muy muy fino. Si no tenéis uno así, podéis cubrir el vuestro con gasa.

He conseguido hacer una prensa casera usando un aro de emplatar y un disco de plástico rígido que, casualmente, encaja en él. Como peso, he usado un mortero metálico antiguo que pesa algo más de kilo y medio. Pero, repito, esto es opcional.

Por cierto, y muy importante, el suero de leche recogido es buenísimo para hacer panes, bollos, etc. casi como el auténtico suero de mantequilla. Incluso puede usarse como bebida.

Con las cantidades que doy sale un queso de 450 gr.

Ingredientes:

– 2 litros de leche fresca entera.

– El zumo de un limón.

– 3 cucharadas soperas de leche en polvo.

– Un yogur natural.

– Sal.

Procedimiento:

Calentar la leche, en una olla, muy lentamente hasta los 85º (justo cuando empieza a humear). Apagar el fuego y añadir el yogur, el zumo de limón, la leche en polvo y un pellizco de sal.

DSC03832DSC03834

Remover para que se mezcle todo bien y dejar enfriar. Al rato se habrá separado la masa sólida de la leche del suero. Si no fuera así, volver a calentar, pero nunca pasando de 85º.

DSC03837DSC03841

Poner un colador sobre un bol e incorporar el contenido de la olla. Dejar escurrir hasta que no caigan gotas de suero. Se puede ayudar presionando por encima del queso.

DSC03843DSC03845

En este punto ya tenemos un queso para untar. Basta ponerlo en un taper y guardarlo en la nevera. Si queremos un queso más sólido, hay que prensarlo: se pone un aro de emplatar sobre un plato de postre invertido. y este sobre algo que le de altura para que el suero que escurra no toque el aro. Se coloca todo sobre un recipiente para recoger el suero (un plato de sopa, p. ej.) y se rellena el aro con el queso. Se coloca un disco rígido que tenga un diámetro algo menor que el del aro metálico sobre el queso y se aplica peso encima. Entorno a 1.5 kilos al menos. Se deja así 24 horas.

DSC03864DSC03877

Preparar un bol con un litro de agua fría con hielo (ha de alcanzar los 11º) y disolver en ella 350 gr de sal. Introducir en el el queso y dejar reposar una media hora (si se desea más saladito, dejarlo más tiempo: una hora), dándole la vuelta a la media hora. Sacar el queso, escurrirlo e introducirlo en un taper con la tapadera sin apretar. Meterlo en el frigorífico y dejar reposar 24 h.  Transcurrido ese tiempo, ya podemos disfrutar del queso.

DSC03887DSC03918

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *