Pollo al ajillo

Pollo al ajillo

Receta de las de toda la vida. Delicioso pollo con sabor a ajo.

Desde luego, al que no le guste el ajo, que no pruebe este plato. Aunque si pones pocos ajos –o ninguno-, sigue quedando un pollo guisado exquisito.

Lo ideal es usar un pollo entero cortado en trozos pequeños. Yo he utilizado muslitos. Utilizad las partes que más os gusten, a ser posible con hueso. Si queréis, podéis quitar la piel para que el guiso sea menos aceitoso y más sano.

Doy cantidades para dos personas, pero tomadlo más como una guía que como medidas precisas y concretas.

Ingredientes:

– 8 muslitos de pollo.

– 8 dientes de ajo.

– Vino blanco.

Caldo de pollo.

– Sal y pimienta.

Procedimiento:

Lavar el pollo. Secarlo bien y salpimentarlo. Reservar.

DSC02779

Pelar los ajos y freírlos lentamente en abundante aceite, sin que lleguen a quemarse, pues amargan. A los 5 minutos, sacar y reservar.

DSC02782

En el mismo aceite, freír el pollo hasta que esté bien dorado por todas partes. Agregar un buen chorro de vino blanco y dejar que evapore. Incorporar los ajos y caldo hasta casi cubrir y guisar unos 30 minutos, removiendo de vez en cuando.

DSC02788DSC02803

Emplatar y listo.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *