Tortilla de calabaza

Una forma distinta de comer calabaza…. en ¡tortilla! Veréis qué sencilla receta. Huevos, calabaza, cebolleta (optativa) y sal. Nada más.…

Leer más →

Pan de payés

Clásico pan rústico, de miga suave y corteza crujiente. Hogaza de pan de intenso aroma y sabor. Doy cantidades para…

Leer más →

Tortilla de pescaditos y patatas

Tortilla de pescaditos y patatas

¿Te han sobrado pescaditos fritos? Haz una tortilla. ¡Ah! pero, ¿que hay pocos? Añádele patatas pochadas y ya está.

En esta ocasión no me interesaba que la tortilla quedara cremosa por dentro –cosa rara, pero que a veces ocurre-, así que he usado el método de triturar las patatas con el huevo. Evidentemente, si la vais a comer inmediatamente y os gustan más jugosas, obviad este punto y haced como siempre: mezclar las patatas con el huevo y con el tercer ingrediente, los pescaditos en este caso.

Boquerones adobados

Boquerones adobados

Receta clásica: boquerones adobados y fritos. Crujientes y sabrosos.

Para esta receta he usado el adobo para pescado que publiqué hace pocos días. En el vídeo explicativo incluyo el cómo prepararlo. Recordad que según os guste más o menos el sabor del vinagre, deberéis modificar la relación agua/vinagre. Con la que yo puse, el pescado sale ligeramente avinagrado. Como unos boquerones en vinagre suaves.

Adobo para pescado

adobo para pescado

Delicioso adobo para dar un excelente sabor a nuestros pescados.

Este sencillo adobo es ideal para darle un sabor distinto a los insulsos pescados del día a día. Solo tenemos que sumergirlos en el adobo y dejarlos macerar unas horas. Lo ideal, de un día para otro en el frigorífico.

Crema de calabacín

crema de calabacin

Deliciosa crema que conforma un sanísimo primer plato.

Esta receta es un clásico en mi cocina. Prácticamente cada semana se come en casa. Claro que no siempre igual. A veces no hay zanahoria; o con más o menos patata; o sin cebolla… dependiendo de lo que queda en el frigorífico. Aunque la base sigue siendo la misma, admite todas las variaciones que se os ocurran.

Mejor usar caldo de pollo natural, pero como en esta ocasión no tenía, he recurrido a las  tan socorridas pastillas de caldo, que de tantos apuros nos sacan.