Pan blanco

Rico pan de mesa para usar en nuestras comidas y untar en nuestras salsas. He usado masa madre al 100%,…

Leer más →

Fuet casero

¿Quieres hacerte fuet en casa? Es muy fácil. Seguro que muchos de vosotros ya sabéis como se hacen. Para los…

Leer más →

Tapa de fuet

Tapa de fuet

Clásica tapa de embutido, que también puede ser de chorizo o de salchichón.

Debo confesar que esta es una receta trampa, porque cortar un embutido en rodajas lo sabe hacer todo el mundo. Lo que realmente quiero contaros es como pelar un embutido entero, de forma sencilla y fácil, ya que a mucha gente le molesta que les sirvan los embutidos con la piel incluida.

Boquerones adobados

Boquerones adobados

Receta clásica: boquerones adobados y fritos. Crujientes y sabrosos.

Para esta receta he usado el adobo para pescado que publiqué hace pocos días. En el vídeo explicativo incluyo el cómo prepararlo. Recordad que según os guste más o menos el sabor del vinagre, deberéis modificar la relación agua/vinagre. Con la que yo puse, el pescado sale ligeramente avinagrado. Como unos boquerones en vinagre suaves.

Adobo para pescado

adobo para pescado

Delicioso adobo para dar un excelente sabor a nuestros pescados.

Este sencillo adobo es ideal para darle un sabor distinto a los insulsos pescados del día a día. Solo tenemos que sumergirlos en el adobo y dejarlos macerar unas horas. Lo ideal, de un día para otro en el frigorífico.

Crema de calabacín

crema de calabacin

Deliciosa crema que conforma un sanísimo primer plato.

Esta receta es un clásico en mi cocina. Prácticamente cada semana se come en casa. Claro que no siempre igual. A veces no hay zanahoria; o con más o menos patata; o sin cebolla… dependiendo de lo que queda en el frigorífico. Aunque la base sigue siendo la misma, admite todas las variaciones que se os ocurran.

Mejor usar caldo de pollo natural, pero como en esta ocasión no tenía, he recurrido a las  tan socorridas pastillas de caldo, que de tantos apuros nos sacan.

Calçots Orly

calçots rebozados

Deliciosa receta. Crujientes por fuera y tiernos y sabrosos calçots por dentro.

Para este plato he seleccionado los calçots más finos que tenía. Si los vuestros son más gruesos, tenéis que hervirlos durante 2 o 3 minutos (una vez limpios) para que se ablanden, y dejarlos escurrir muy bien.