Categoría: Caldos, Cremas y Sopas

Crema de puerros

DSC04217

Sencilla crema, muy gustosa. Apta para toda la família. ¡Y sanísima!

Hoy hemos comido sano, sano. Una crema de puerros y lomo a la plancha. Solo el primero de los dos platos ha requerido algo de trabajo, porque del segundo… qué os voy a contar.

Caldo de pollo y verduras

caldo de pollo

Caldo básico que siempre hemos de tener en el frigorífico.

Ideal para sopas, guisos y salsas. Fácil y económico. Siempre hago una importante cantidad de caldo y lo congelo, para que nunca me falte. En esta ocasión he obtenido unos 5 litros de caldo.

Caldo de verduras

Caldo de verduras

Caldo básico de verduras.

Este caldo de verduras es ideal para sopas, salsas, cremas…

Es sencillísimo de hacer: trocear las verduras, previamente lavadas, y dejarlas hervir. Poco más hemos de hacer para obtener un caldo natural y sanísimo.

Crema de lentejas

Crema de lentejas

Una forma diferente, fácil y rápida, de cocinar lentejas.

Esta receta surgió al ver que tenía olvidado un bote de lentejas precocidas en un armario, y debía utilizarlas pronto. Así que pensé en hacer una crema con ellas. El resultado está riquísimo.

Ajoblanco

Ajoblanco

Refrescante receta de verano, con un delicioso sabor a almendras.

El ajoblanco, junto al gazpacho y el salmorejo, son los platos típicos de los calurosos meses de verano.

Caviar (falso) de pollo

Caviar (falso) de pollo

¿La esferificación? ¡Pero si es muy fácil!

Al fin me he decidido. El otro día vi, en uno de mis supermercados habituales, que vendían agar agar. No me pude resistir, y compré un paquetito que contiene cuatro sobres de 2 gr de agar agar cada uno. Así que me puse a investigar como funcionaba eso. Y di con las esferificaciones. Nada más fácil. Ya veréis.

Vichyssoise

Vichyssoise

Tradicional sopa fría a base de puerros, cebolla y patatas.

Buenísima receta de la cocina internacional. De sencilla elaboración, y muy práctica, ya que se puede guardar en nevera de un día para otro.

Si tenéis caldo de pollo, mejor. Yo he tenido que usar agua y pastillas de concentrado.

Caldo de pollo concentrado

Caldo de pollo concentrado

¿Te ha sobrado pollo asado? Haz un caldo concentrado para tus guisos.

Con el pollo asado que hice hace unos días voy a preparar unas croquetas. Así que he extraído la carne y reservado en la nevera. Con el resto (carcasas, huesos, etc..) he hecho este fantástico caldo concentrado que también usaré para hacer las croquetas.

Agua de tomate

Agua de tomate

Excelente líquido con sabor a tomate, útil para hacer panes, gelatinas, espumas…

Hace ya tiempo publiqué una receta de panecillos de tomate, que se hacen con tomate triturado. Consultando por internet, he visto que hay quien usa agua de tomate como sustituto del agua normal para hacer panes con sabor a tomate.

Sopa de cebolla

Sopa de cebolla

Tradicional sopa de la cocina francesa. Riquíiiisima.

Esta deliciosa sopa requiere relativamente poco trabajo. Fundamentalmente necesitas algo de tiempo para pochar la cebolla. El resto se hace solo.

Arroz con calabaza y huevo escalfado

Arroz con calabaza y huevo escalfado

Delicioso arroz caldoso, con suave calabaza y aderezado con huevo.

Este plato nació como una petición de “hazme una comidita suave, que estoy mal de la barriga”, y un posterior “ponle un huevo, porfa”, que me pidió mi hija hace unos días. Así que aquí está esta receta de cocina para enfermitos.

Crema de espárragos trigueros

Crema de esparragos trigueros

Deliciosa crema de espárragos trigueros y verduras. Sana y nutritiva.

Sencilla crema que admite tantas variaciones como verduras queráis echarle. Al igual que en la vichyssoise el componente fundamental es el puerro, en este caso ese papel lo interpreta el espárrago triguero, si bien podéis incluir algunas otras verduras, en pequeñas cantidades, para enriquecer el resultado final.

Crema de calabacín

crema de calabacin

Deliciosa crema que conforma un sanísimo primer plato.

Esta receta es un clásico en mi cocina. Prácticamente cada semana se come en casa. Claro que no siempre igual. A veces no hay zanahoria; o con más o menos patata; o sin cebolla… dependiendo de lo que queda en el frigorífico. Aunque la base sigue siendo la misma, admite todas las variaciones que se os ocurran.

Mejor usar caldo de pollo natural, pero como en esta ocasión no tenía, he recurrido a las  tan socorridas pastillas de caldo, que de tantos apuros nos sacan.