Caldo de pollo concentrado

Caldo de pollo concentrado

¿Te ha sobrado pollo asado? Haz un caldo concentrado para tus guisos.

Con el pollo asado que hice hace unos días voy a preparar unas croquetas. Así que he extraído la carne y reservado en la nevera. Con el resto (carcasas, huesos, etc..) he hecho este fantástico caldo concentrado que también usaré para hacer las croquetas.

Si tenéis restos de vegetales de otros guisos, o que se os vayan a hacer viejos, podéis aprovecharlos para enriquecer este caldo. En mi caso, he usado una cebolla que hacía días que corría por mi cocina.

También os explico como clarificar el caldo, usando clara de huevo batida.

En la receta pongo que dejéis hervir el caldo durante dos horas, pero si podéis dejarlo más tiempo, mejor. Yo suelo dejarlo 3, 4, incluso 5 horas, dependiendo del tiempo que disponga.

Ingredientes:

– Restos de pollo asado.

– Una cebolla.

– Un huevo.

Procedimiento:

Poner los restos de pollo en una olla. Añadir la cebolla pelada y cortada por la mitad y cubrir de agua. Tapar. Encender el fuego y cuando comience a hervir el agua, bajarlo al mínimo. Dejar cocinar al menos dos horas, desespumando de vez en cuando.

DSC02591DSC02593

Sacar todos los restos de pollo y de cebolla y colar el caldo restante.

DSC02624DSC02628

Poner de nuevo el caldo en un cazo al fuego. Batir una clara de huevo –sin llegar a punto de nieve, ni mucho menos- e incorporarla al caldo.

DSC02632DSC02638

Retirar la grasa que flota usando un cazo, y dejar hervir hasta que reduzca hasta el punto que deseemos. Colar y dejar enfriar.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *