Acerca de…

El origen de Las comiditas de papá

Este blog nace con la intención de recopilar las recetas que, durante los últimos años, he ido cocinando en casa, y dejárselos, como legado, a mi hija Diana -que es quien, principalmente, ha sufrido mis guisos-.

¿Quién es El Cocinero con Tirantes?

Comencé a cocinar al tener que alimentar a diario a una pequeñaja, alegre y vivaraz, que comía a todas horas. Así que, con la ayuda de mi mujer -que, algo más que yo, de cocina sí sabía-, inicié un largo camino, lleno -todo hay que decirlo- de muchas más satisfacciones que de sinsabores. De eso hará, poco más o menos, 20 años. Osea, internet vía módem. Nada de ADSL. ¡Ni Google! Yahoo nació el mismo año que Diana, mi hija. Así que lo de buscar recetas por internet, pues como que no. Recuerdo ser el extraño padre que, mientras su hija jugaba en el parque al salir de la guardería, se dedicaba ¡a leer revistas de cocina! Y gracias a Simone Ortega y su bendito 1080 Recetas de Cocina pudimos aprender a comer comida sana y casera ¡hecha con mis manos! Con el tiempo, los consejos de la gente y, finalmente, con la generalización de internet -y algunas recetas tiradas al cubo de la basura- aprendes lo básico para la cocina del día a día de una familia. Y os preguntaréis que porqué yo soy el que cocina. Sencillo. Por cuestiones de horario laboral. Y PORQUE ME GUSTA. Y pienso seguir haciéndolo. (Imagino que como tú, ya que estás leyendo este blog). Así que, tras muchos años acompañándome al súper, viéndome al principio y ayudándome después a cocinar, ahora que Diana ya comienza a volar sola, quiero dejarle este blog como agradecimiento a los cientos, … no, … miles de horas de felicidad que me ha dado. Espero que le sea de ayuda en el futuro.

¡Ah, se me olvidaba!…  Y sí, llevo tirantes  😉

 Agradecimientos

Quiero mencionar especialmente a mi mujer, Pilar, por la paciencia que siempre a tenido conmigo, incluida la culinaria, y por el apoyo que me da en la realización de este blog, incluido su veto a algunas recetas realmente malas que, a veces, se ha encontrado en la mesa.